¿Es lo mismo compra programática que RTB?

¿Es lo mismo compra programática que RTB?

La forma de venta evoluciona constantemente, y más si tenemos en cuenta los avances en el mundo del marketing de los últimos años: la negociación individual en el terreno online ha pasado a segundo plano. Ahora las marcas pueden llegar a su público objetivo de forma masiva sin tener que buscar a sus clientes de forma individualizada. Dos de los conceptos que aparecen constantemente en este sector son compra programática y RTB. Para entender qué significan estos conceptos y saber diferenciarlos, no te pierdas nuestro post de hoy 👇🏼

¿Qué es la compra programática?

Para entender qué es la compra programática, debemos poner el foco en el target, pues gira en torno a este concepto. Esta nueva modalidad publicitaria se basa en algoritmos para escoger los mejores espacios publicitarios y medios online de forma automática. Es decir, si tienes el target de tu negocio definido, aplicar este método será muy sencillo.

Tradicionalmente, la compra online de espacios publicitarios funcionaba de tal forma que las empresas contactaban con ciertos medios para anunciarse en los mismos. El target no tenía mucho que ver en este proceso. Los factores que incidían eran el número de impresiones, la posición del anuncio y el CPM.

Con esta nueva herramienta, gana importancia la tasa de conversiones. Y al final, eso es lo que realmente importa.

¿Qué es el RTB?

El Real Time Bidding (RTB) no es más que un tipo de compra programática. Así que con esto, respondemos a la pregunta inicial: RTB y compra programática no son lo mismo.

A modo resumen, el RTB es un sistema de pujas en tiempo real. Cuando un usuario entra en una página, los espacios publicitarios de esa web salen a la venta y los interesados pujan por ser los ganadores. Evidentemente, esto es un proceso automatizado, así que no te preocupes, si decides llevar a cabo esta estrategia, no tendrás que estar clicando botones cada milésima de segundo 😊

Además, puedes personalizar tus anuncios según la audiencia a la que vayan dirigidos. De esta forma, aumenta el interés de los usuarios. En definitiva, todos salen ganando: el usuario percibe contenido de su interés y la empresa llega a aquellos usuarios que tienen más probabilidades de convertirse en clientes potenciales.

¿Qué otros tipos de compra programática existen?

Si el RTB no termina de convencerte, o simplemente quieres complementar tu estrategia con otros tipos de compra programática, aquí te dejamos algunas que pueden interesarte:

👉 Programatic Guaranteed: si sabes exactamente en qué medios quieres que aparezcan tus anuncios y eres partidario del método tradicional, esta es una apuesta segura para ti. No se lleva a cabo ningún tipo de subasta, sino que funciona de manera individual. El anunciante y el medio negocian un CPM fijo y un número mínimo de impresiones. Una vez se fija la campaña, esta no se puede modificar.

👉🏼 Private marketplace (PMP): suele aparecer en sitios web con gran volumen de audiencia. Este sí es un sistema de pujas que parte de un precio mínimo (conocido como floor price), en el que compiten unos pocos anunciantes invitados previamente.

👉🏼 Open Exchange: también conocido como subasta abierta. Es un espacio en el que el inventario se oferta de forma que todos los compradores puedan tener acceso a él. Eso sí, permiten a los medios tener ciertos límites para proteger su inventario de algunos anuncios. Con esto nos referimos a contenido ilegal o falsificaciones, por ejemplo.

👉🏼 Preferred deals: es una especie de mezcla entre los tres anteriores. A cambio de un CPM fijo, algunos anunciantes tienen preferencia para los inventarios de espacios publicitarios. Se abre la posibilidad de valorar el medio sin la necesidad de pujar por él.

¿Qué te ha parecido? Te recomendamos apostar por la publicidad programática, y recuerda que si necesitas ayuda de expertos, ¡aquí estamos!

post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba